-

La Victoria Square de Belfast

victoria square

Más allá de estar pocas veces recogidas dentro de los principales itinerarios turísticos del mundo, Belfast es una ciudad realmente maravillosa, con millones de cosas para ver y hacer, entre las que podemos destacar principalmente la Victoria Square, su plaza principal, trazando una analogía con la forma en la que funciona el movimiento de visitantes de la localidad, que suelen guiarse a través de ella, y de hecho, muchas veces, comenzar allí sus recorridos.

Aunque en el mismo espacio donde actualmente se ubica la Victoria Square se tiene constancia de la existencia de plazas y sitios de reuniones desde hace siglos, en la actualidad podemos encontrarnos allí con una increíble urbanización de tipo residencial, social y comercial, que nuclea mucho de la movida de Belfast, tanto en horario de trabajo como durante las noches, por lo que siempre está en la boca de los habitantes locales.

Hay que destacar, en primera instancia, que este recinto es una de las plazas modernas más planificadas de todo el mundo, considerando que fue diseñada y construida por la firma Multi Development, perteneciente a Gran Bretaña, durante seis años en las últimas dos décadas, teniendo un costo final superior a los 500.000 euros, y ofreciendo a sus visitantes, más de 75.000 metros cuadrados construidos.

Este sitio, que desde luego es la construcción más imponente que podemos encontrarnos en Irlanda del Norte más allá de los bellos paisajes de este país, fue inaugurada el 6 de marzo de 2008, y en la mayor parte de su extensión, al menos comparativamente entre todos sus inquilinos, podemos encontrarnos con el famoso almacén británico “House of Fraser”, que posee un local de más de 5.000 metros cuadrados.

Entre otros detalles interesantes a considerar sobre esta construcción, se encuentran algunos además como que posee hasta 98 tiendas, las cuales incluyen un cine, restaurantes, bares y cafés, y que desde allí podemos acceder a algunas de las mejores vistas panorámicas de toda la ciudad, gracias a su cúpula.

Lo último...

Artículo anteriorEl monte McKinley
Artículo siguienteBelgrado en Serbia