Los castillos de Baviera se constituyen como uno de los lugares más impresionantes que puedes visitar en pleno corazón del viejo continente para del pleno contacto con la naturaleza, y que se ha conformado como una de las rutas más románticas que puedes disfrutar en estos momentos.

Si deseas un viaje especial para tus próximas vacaciones no dudes en optar por la ruta de los castillos de Baviera. No en vano, se trata de uno de los landers más hermosos de toda Alemania, y en donde el recuerdo de épocas pasadas y sus tradiciones siempre están presentes en cada uno de sus rincones. Sin que esté reñido con que sea una de las zonas con mayor crecimiento económico, no solamente nacional sino de toda la Unión Europea.

Baviera es una de las zonas más prosperas de Alemania, lo que es decir mucho del nivel de vida que tienen sus habitantes. Y uno de sus principales atractivos turísticos son sus innumerables castillos, que están repartidos por todo su territorio, y para lo cual te hemos seleccionado cuatro impactantes destinos. Con toda seguridad que varios nombres de la historia germana te vendrán rápidamente a la memoria: Luis II, conocido como el Rey Loco, Richard Wagner y la Emperatriz Sissi, entre otros.

Los castillos de Baviera: Neuschwanstein

 Si quieres empezar la visita por los castillos de Baviera, que mejor manera que por el más conocido por todos: Neuschwanstein. Seguramente lo conocerás por haberlo visto en más de una película, probablemente en Chitty Chitty, Bang Bang, durante tu infancia. Deberás saber que Walt Disney se inspiró en este bello escenario para crear su centro de ocio para niños en Estados Unidos.

Podrás visitar todas las salas de este singular edificio, y desde sus vistosos balcones disfrutar de una de las panorámicas más bellas de esta región: los alpes bávaros, con sus innumerables lagos. Reúne toda la magia que puedes imaginarte, y que seguramente merecerá la pena que lo inmortalices desde tu cámara fotográfica.

Castillos de Baviera
Fuente: Nils van der Burg

Castillo de Hohenschwangau

Muy cerca de Neuschwanstein, se encuentra otro castillo de singular belleza, aunque no tan espectacular. Se trata de Hohenschwangau, íntimamente ligado a la obra de Richard Wagner, ya que según cuentan por la zona, aquí se inspiró para componer alguna de sus principales operas, como Lohengrim, Tanhausser o El Anillo de los Nibelungos. También con los Alpes como telón de fondo, tendrás ante ti una edificación que mezcla los estilos gótico y medieval, hasta conformar uno de los pilares básicos de este entorno tan romántico.

Este castillo te permitirá visitar las localidades más cercanas, y de gran tipismo en sus calles y edificios, como Schwangau y Füssen, muy cercanas a la frontera con Austria. En media hora, poco más o menos, podrás hacer un recorrido exhaustivo por sus instalaciones. Aunque será conveniente que no lo hagas en las horas punta, en donde la cola de visitantes se eterniza hasta la desesperación.

Castillos de Baviera
Fuente: Costel Slincu

Castillo de Linderhof

No todos estos edificios guardan un mismo estilo arquitectónico en este itinerario, y para probarlo no habrá mejor solución que visitar el Castillo de Linderhof. Se diferencia de los restantes por su inconfundible estilo rococó. Incluso en sus alrededores están habilitados otros reclamos de interés turístico: estanques, fuentes y jardines. No en vano, fue la residencia habitual de los monarcas alemanes.

Como fuente de interés para visitarlo, es uno de los tres castillos de Baviera que mandó construir Luis II de Baviera. Y quizás uno de los más recientes, ya que sus obras terminaron definitivamente en 1878. Por encima de otras cosas, no debes perderte los dos cuartos de tapices, uno de los más representativos que puedes encontrarte hoy en día en cualquier edificio de estas características.

Castillos de Baviera
Fuente: Allie_Caulfield

Castillo de Herrenchiemsee

Como colofón a esta original ruta turística, la mejor propuesta es acudir hasta el castillo de Herrenchiemsee. La razón se debe a su gran parecido con el de Versalles. Está ubicado en otro lugar paradisiaco, junto al lago de Chiemsee. Y que te permitirá hasta subir hasta uno los lugares mágicos de Alemania, el conocido Nido de las Águilas. Desde donde podrás contemplar una de las mejores vistas del continente europeo.

Son muchos los puntos de interés que puedes conocer en esta parada dentro de la ruta de los castillos. Y entre ellos, será obligatoria el dormitorio real y su famoso Salón de los Espejos, mundialmente conocido. Y un consejo muy útil, no intentes hacer fotografías ya que está terminante prohibido, y tendrás que conformarte con los recuerdos que venden en las tiendas situadas en sus alrededores.

Castillos de Baviera
Fuente: RC Designer

La oferta que habrás tenido de sugerentes castillos en Baviera habrá sido tan amplia que en esta ocasión tendrás una excusa para decantarte por el que más te ha gustado. No en vano, será un viaje que te quedará en la retina de tus ojos, y que deberás contemplarlo en su conjunto para valorar toda la riqueza artística de esta parte al sur de la República Alemana. Con unos escenario irrepetibles que en pocos lugares del mundo podrás encontrar.