Museos extraños

Los museos son uno de los principales atractivos turísticos que tenemos en todo el mundo, y aunque normalmente se encargan de rememorar la historia de los sitios que visitamos, la verdad es que en otros casos pueden ser de verdad sorprendentes en sus contenidos. Por este motivo, queremos repasar ahora los que deben ser considerados los museos más curiosos de todo el planeta.

Por ejemplo, muchos de nosotros jamás hubiéramos imaginado que existiera un museo del calcetín, y aunque no se llama directamente así, el Museo Naigai está en Tokio y cuenta con la colección de calcetines más grande del mundo, gracias a haber juntado sus ejecutivos alrededor de 20.000 pares de todo el mundo, siendo los más llamativos unos que se calientan a pilas para mantener nuestros pies abrigados.

Otro de esos sitios que no puedes perderte, en tanto, es el Museo del demonio en Kaunas, una ciudad lituana en la que evidentemente no le tienen miedo a todo lo relacionado con Satanás. Allí podemos encontrarnos unas 1700 imágenes del diablo u objetos relacionados con el culto satánico. Ideal para los rebeldes.

Además tenemos el Museo de las cerillas de Jönköping, en Suecia, alberga la mayor colección de cerillas y etiquetas de productores de cerillas del planeta. Pero éste no es nada comparado con el Museo de Criaturas Monstruosas o Gensou Hyouhon Hakubutsukan, no apto para los niños bastante asustadizos.

En Australia, más concretamente en la ciudad de Penrith, podemos encontrarnos el Museo del Fuego, con una enorme cantidad de objetos relacionados con este elemento esencial de la vida humana, y por último, si hablamos de museos raros, cómo no mencionar el Museo de lo extraño o el Museo de las Falsificaciones, que se encuentra en París. Evidentemente, todos museos que no hubieras pensando visitar pero que si te los encuentras, serán de lo más inolvidable.