De vacaciones en Ámsterdam, uno de los destinos preferidos en Holanda, podemos hacernos una escapada diferente hasta Monnickendam. Este pueblo está a sólo 21 kilómetros de la capital y es una colonia de artistas y bohemios que durante el siglo XX se fue llenando de grandes personalidades.

Originalmente un pueblo pesquero, Monnickendam recibe su nombre por los monjes holandeses (monnick) que decidieron construir una villa luego de crear un dique (dam), y sin mayores complicaciones unieron ambos términos para bautizar su localidad.

monnickendam

Paseos agradables y tranquilos

Pese a estar tan cerca de Ámsterdam, el pueblo pesquero de Monnickendam no cuenta con el bullicios de la capital. Se puede pasear despacio, sin tener que estar pidiendo permiso a cada paso entre hordas de turistas.

Fue un municipio independiente hasta la reforma de 1991 en que se fusionó con Waterland. Pese a que su realidad actual dista mucho de sus orígenes pesqueros, la localidad formó parte de los puertos más importantes de Holanda. De sus grandes construcciones de la época de gloria pesquera solamente se conserva la Torre Speel, ubicada al lado de la casa de peajes, Waaghuis. El resto de los edificios fue destruido por numerosos incendios a lo largo de la historia.

Hoy la torre sirve como museo y podemos ver diferentes documentos y piezas que cuentan la historia de la ciudad. Siguiendo nuestro paseo por Monnickendam no podemos perdernos la Casa de la Moneda del siglo XVII. En su momento fue uno de los edificios administrativos más importantes de la región, y también está la bella Iglesia de San Nicolás del siglo XIV.

El resto de la arquitectura de Monnickendam también es llamativo, son casas tradicionales que respetan los lineamientos clásicos de la arquitectura holandesa e invitan a recorrer sin prisas y deleitándose por la combinación de colores, materiales y diseño urbanístico en una escapada a pocos minutos de viaje desde Ámsterdam.