Una visita a Oviedo de fin de semana es ideal para desconectar de la rutina sin renunciar a pequeños lujos.

Llegando el Viernes por la tarde, te da tiempo a visitar un montón de cosas y descansar tranquilamente ya que se trata de una ciudad bastante pequeña y accesible. Hay varias opciones de alojamiento. Si buscas todo lujo está el Hotel Reconquista, de cinco estrellas; es a donde van los príncipes y la alta aristocracia; es un edificio histórico.

Hay hoteles con menos fama y glamour pero que poseen igualmente comodidades de categoría:Hotel AC Oviedo Forum, Apartahotel Silken Campus, es el que acoge a todos los congresistas y conferenciantes universitarios o Hotel Celuisma las Lomas, algo más económico y con muy buenos resultados.

Comer, cenar, merendar, desayunar picar entre horas… da igual, la capital asturiana es ideal para el turismo gastronómico. Hay restaurantes muy recomendables por las distintas zonas: Terra Astur, por ejemplo, está en calle Gascona, el Boulevard de la sidra, y tienen comida típica asturiana y su propia tienda de productos, es recomendable reservar mesa; el Raitán, en la plaza de trascorrales es otro ejemplo de la buena comida asturiana. En este lugar tienen un muy buen menú degustación y además es un restaurante con un ambiente rústico muy agradable en la zona de no fumadores. Para cenar más económico, paseando por el casco histórico hay numerosos restaurantes y bares de tapeo con muy buenas opciones, mi favorito es el Campa, en la plaza del Sol, por su ambiente campechano, con gente jugando a las cartas en todo momento y escanciando sidra en la puerta. Para ir de sidras de día es ideal la zona del Fontán o antiguo mercado. Allí hay un ambiente estupendo para tapear y divertirse.

Oviedo ofrece muy buenas opciones de fin de semana, porque ya solo el ambiente de la ciudad invita a pasear y relajarse.

Ofertas artísticas tiene varias:

Está el prerrománico ovetense: Santullano o San Julián de los Prados que está justo al lado de la Autopista A-6, es un ejemplo perfecto del prerrománico rodeado de un agradable parque por el que pasear tranquilamente. Después están los famosísimos Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, en el monte Naranco, un paraje inolvidable; es preferible ir en coche o autobús urbano, que hay uno cada cuarto de hora desde el parque de San Francisco, otro lugar imprescindible que conocer.

A mi personalmente me ha llamado la atención la colección que tiene el museo de Bellas Artes, en la Calle Santa Ana, al lado de la maravillosa catedral gótica. Pinturas y esculturas tanto de artistas asturianos como españoles y europeos. Una visita casi obligada, donde podrás admirar incluso un Picasso, un Greco o un Dalí.

Fiesta nocturna para dar y tomar, a mi personalmente me fascinan dos: El Flamming, en la plaza del Sol, es rock and roll puro, y La Caja Negra en la C/Jesús que es un local alternativo increíble. Tiene programa cultural desde por la tarde, con ciclos de cine, exposiciones y cada noche un dj o pincha diferente. Hay muchísimos sitios más por allí. Toda la C/ Mon está abarrotada de locales de fiesta.

Como alternativa cultural, la asociación “Nosepara” tiene siempre cursos, conciertos, ciclos… son ocho bares reunidos que organizan este tipo de eventos. Lo veréis anunciado en muchas paredes en cuanto lleguéis.

1 Comentario

  1. LA MEJOR FORMA DE VIAJAR EN ASTURIAS SIEMPRE HA SIDO EN ALSA,SIN LUGAR A DUDAS,Y DESDE QUE TENEMOS ESTACION DE AUTOBUSES,SIN DUDARLO,EN CLASE SUPRA SE VIAJA MUY,PERO QUE MUY BIEN.LOS CHOFERES SON PROFESIONALES Y EL BILLETE ES SU SEGURO DE VIAJE.ADEMAS ALSA TIENE UNA GRAN VARIEDAD O FLOTA DE AUTOBUSES.PARA MI LA MEJOR.