El Parque Nacional El Yunque está ubicado a 50 km de San Juan, capital de Puerto Rico, es un gran bosque tupido, húmedo y misterioso, se asienta en la Sierra de Luquillo. La primera impresión que recibe el visitante, apenas traspasa la barrera del Portal, su acceso natural, es como si fuera un bosque de esmeraldas por la gamas de verdes de su  exuberante vegetación.

En El Yunque está lo más grande y lo más pequeño. Los gigantescos árboles, que superan los 40 metros, del bosque de Tabonuco, y, salpicando sus hojas de colores verdes y amarillos, casi invisibles, las diminutas ranas coquí, un símbolo de Puerto Rico. Para los visitantes realmente es un mundo fascinante. Cuanto más se sube hacia las cumbres de la llamada Sierra de Luquillo (los picos del Toro, de El Yunque, del Cacique, del Este, Monte Britton…), el bosque se ensombrece y la bruma, repleta de humedad, se adueña del paisaje.

Antes de llegar hay tres puntos de maravillosas vistas que se deben tener en cuenta: se trata de los miradores de Palo Colorado, de los Picachos y de Monte Britton, cumbre del parque, desde donde, además de observar el propio Yunque, puede verse el océano Atlántico, el Caribe y gran parte de la isla de Puerto Rico. Cada uno de ellos está colocado en lugares estratégicos y con percepciones impresionantes de los saltos de agua, la vegetación y el conjunto del paisaje, repleto de contrastes. El cuarto mirador, el del Pico de El Yunque sobre la Peña de El Yunque, es quizás el que ofrece una panorámica más interesante.

Oficina de Turismo de Puerto Rico: www.GoToPuertoRico.com