que hacer Curaçao

Brasil tiene cientos de sitios que no podemos perdernos si queremos realizar turismo, contando entre otras ofertas con cultura, belleza, negocios, y todo lo que uno puede pretender de un país cosmopolita como éste. En cualquier caso, como cada uno de sus rincones tienen encantos particulares, en este caso en particular queremos hablar de Curaçao o Curazao, un sitio perfecto para alojarnos como mínimo una semana.

Por ejemplo, lo que puedes hacer tan pronto llegas a la ciudad, es instalarte en el hotel y comenzar a recorrer el centro, conocido como Willemstand, donde encontrarás todo lo que tiene que ver con los comercios locales, de forma que puedas saber qué objetos conseguir. Al mismo tiempo, esa primera noche puede ser ideal, sobre todo si es fin de semana, como sucede en muchos casos, para ir a comer a un café o restaurante en el centro.

Una vez que hayas dormido la primera noche en Curaçao, te recomendamos especialmente que visites el acuario local, un sitio realmente muy visitado, así que conviene ir temprano en la mañana, tomando un taxi o alguno de los buses que tienen recorridos realmente completos. De la misma forma, si quieres realizar cualquier consulta, o la haces por teléfono o en la recepción del hotel, ya que los correos no siempre se contestan.

Por otro lado, si bien en Curazao hay varias cuevas, las mas conocidas son las de Hato, que están cerca del aeropuerto, aunque debes tener en cuenta que los lunes éstas no permanecen abiertas al público. Además, puedes disfrutar de Manbo Beach, una de las playas más visitadas de la Isla, la cual cuenta con la particularidad de que si bien es privada y hay que pagar un pequeño monto para entrar, se encuentra muy cuidada.

Otras buenas recomendaciones que podemos darte para una semana en Curaçao, en tanto, tienen que ver con la chance de pasear en el Insulander, un velero que te lleva a una isla pequeña cercana a Curazao donde se pueden realizar deportes acuáticos, además de pasear en moto o buggy por las playas, y sin descartar tampoco el volver al centro para hacer tus compras de souvenirs.