cn-tower-toronto

La campiña canadiense es famosa por sus granjas, sus propietarios orgullosamente venden sus deliciosos productos locales directamente al comsumidor urbano. El mercado By Ward es uno de los grandes, antiguos y diversos de Canadá, en sus mejores días podrás encontrar hasta 200 puestos de agricultores de todo el país que venden frutas, carnes, pescado, flores, mermeladas. Un clásico de la ciudad es el mercado St. Lawrence, no sólo por el colorido y la atmósfera, sino porque ocupa el edificio del primer ayuntameinto. Es una visita obligatoria ya que vivirás el auténtico sabor local. Además de productos frescos, visualmente es una joya, basta observar la sección de pescados y de caviar o el puesto de los antipastos.

No dejes de probar un sándwich de tocino canadiense en Carousel Bakery, famoso internacionalmente. Si te gustan los sabores fuertes, haz una degustación de mostazas en Mustard Emporium, que tiene al menos 80 tipos diferentes, ¡todos 100 por ciento gourmet! Un tip, si visitas este mercado los sábados, date una vuelta por el edificio norte donde cada ocho días se monta un mercado sobre ruedas con productos de los poblados vecinos de la región de Ontario. Aquí probarás lo más fresco. El puesto de carne es quizá uno de los más famosos y concurridos.

toronto_mercado St Lawrence

Si buscas productos exóticos, entonces debes ir al mercado Kensington, que empezó con los primeros británicos a finales del siglo XVIII, desde entonces es uno de los secretos culinarios mejor conservados por los torontenses. En el mercado St. Jacobs Farmer´s encontrarás los mejores salchicones, el más puro jarabe de arce, ¡escobas hechas a mano! y los más deliciosos quesos hechos por menonitas, quienes viajan a caballo desde sus localidades. Y si quieres probar panes, mermeladas, pepinillos o café gourmet, haz una parada en el mercado Kingston Farmers’, este es el favorito de los locales para comprar todo lo necesario para los picnics, quizá puedas improvisar uno en la Destilería, el actual distrito cultural de moda.

Finaliza tu recorrido con una cena en el 360 Restaurant de la Torre CN, la más alta del mundo, disfruta la vista del lago desde 553 metros de altura. Si aún te queden energía, descubre la zona conocida como el Distrito de Entretenimiento de Toronto, entre las calles Queen St. Yonge Avenue y Spadina Avenue, a unos pasos de la torre y del Rogers Center.