Las islas Shetland conforman uno de los archipiélagos del Mar del Norte. Están ubicadas a una misma distancia de las costas de Noruega y Escocia y son más 100 pequeñas islas con pueblos de marineros, raíces vikingas e increíbles acantilados cubiertos de extensas praderas.

La isla principal se llama Mailand y tiene una curiosidad, su ruta principal pasa por la mitad de la pista de aterrizaje. Los motivos para este singular y peligroso diseño se remontan a la creación del aeródromo y a la imposibilidad de desviar el asfalto a causa de lo irregular del terreno. Para solucionar este inconveniente los isleños pusieron un semáforo que alterna entre el paso de los coches y el del bimotor que vuela diariamente hacia la ciudad de Edimburgo y aterriza a una velocidad de 200 kilómetros por hora.

islas-shetland

Arqueología y paisajes tranquilos

Las islas Shetland son un remanso de tranquilidad e historia. Cerca de Sumburgh se encuentra el yacimiento arqueológico más importante del archipiélago, Jarlshof. Fue descubierto luego de una tormenta en 1890 que destapó los restos de un poblado con más de 4500 años de antigüedad.

Se conservan en muy buen estado algunas casas circulares que eran utilizadas por los pescadores-recolectores de la Edad de Bronce para refugiarse del clima. Estas zonas fueron luego utilizadas por los diferentes colonizadores, por eso se pueden ver superpuestos los restos prehistóricos, vikingos y medievales que fueron dando identidad a las islas de Shetland.

La capital del archipiélago es Lerwick, allí podemos visitar el Museo de las Shetland en donde encontraremos diferentes objetos y muestras de documentos y fotografías que dan cuenta de más de 5000 años de historia en la región. Se trata de un paseo increíble para conocer más acerca de este puñado de islas que con el paso del tiempo se han convertido en uno de los atractivos para los visitantes de Escocia.