Cuando te decidas visitar Lisboa en Portugal, tendrás mucho que ver y conocer, porque ésta es una hermosa ciudad de Europa con un importante legado monumental, entre el que destaca la llamada  torre de Belém, la misma obra de Francisco de Arruda representa el más puro arte manuelino y fue mandada a construir por Manuel I de Portugal. La obra está situada en la desembocadura del río Tajo, en el barrio de Santa Maria de Belém.

El  hermoso  monumento constituye una visita obligada de turismo en Portugal, destaca en el horizonte. De gran relevancia es su aspecto exterior, adornado con   cuerdas esculpidas en piedra, galerías abiertas, torres de vigilancia en estilo mozárabe y almenas en forma de escudos decoradas con esferas armilares, la cruz de la Orden de Cristo y elementos naturalistas, como un rinoceronte, alusivos a los descubrimientos en ultramar.

La Torre de Belém en Lisboa Portugal, está conformada por dos zonas: la torre y el baluarte. También hay decoraciones en forma de garitas cilíndricas coronadas por cúpulas con forma de gajos de naranja, ricamente decoradas en cantería de piedra. La torre es cuadrangular como solían ser en la Edad Media, con  cinco pisos por encima del baluarte, dichos pisos son  Sala del Gobernador, Sala de los Reyes,  Sala de Audiencias, Capilla y Terraza de la torre.

torre de belem en lisboa portugal

Luego de un recorrido por Lisboa conociendo su antigua cultura y sus atractivos de hoy, culminar la visita con un paseo para conocer la Torre de Belem, que ha sido por su belleza arquitectónica y su relevancia histórica catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.  Y la visita al lugar incluye el conocimiento de otro monumento importante como lo es el Monasterio de los Jerónimos de Belém, también Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco.

Imagen: Wikipedia