Visitando jardines europeos

Europa es famosa por sus majestuosos castillos y palacios, pero además de suntuosos salones y una gran carga artística, uno de los elementos que nunca faltan en los recintos más mas bellos son los jardines, los cuales se levantan según estilos paisajísticos propios, y constituyen unos auténticos paseos para los sentidos, y es por ello que hoy te presentamos alguno de los jardines europeos más famosos.

Jardín de Generalife

Ubicado en la ciudad de Granada, en España, el Jardín de Jeneralife es un ejemplo perfecto del valor que la cultura musulmana le daba a los espacios destinados para el solaz y recreo de los reyes y cortesanos moros.

En este paseo se puede apreciar desde una hermosa población de flores y vegetales, dominadas principalmente por las rosas y las lilas, así como a la elegante y romántica arquitectura islámica, entre la que las fuentes constituyen uno de sus mejores exponentes.

Jardín de Villa d’Este

Visitando jardines europeos

Una vez que se conoce al menos un aparte de estos increíbles jardines emplazados en la ciudad italiana de Tivoli, puede comprenderse claramente el porqué de ser considerado uno de los más destacados sitios patrimoniales italianos que integran la lista de patrimonio de la humanidad.

Fundado por el cardenal Ipolito d’Este, los jardines que llevan su nombre constituyen un verdadero museo a cielo abierto donde se pueden admirar alguna de las más bellas obras que nos dejó el renacimiento, ya sea a través de hermosas esculturas y edificaciones, de opulentas fontanas, y, por supuesto, mediante el bello trazado de los jardines.

Jardines de Powerscourt

Visitando jardines europeos

A diferencia de muchos jardines que integran el recinto de palacios y castillos, en el caso de los jardines de Powerscourt, se tratan más bien de una gran extensión de 19 hectáreas que constituyen el parque de la antigua mansión de Powerscourt, ubicada en las cercanías de la ciudad de Dublín, Irlanda.

Aquí se pueden encontrar varios de los recursos paisajísticos más valorados por los amantes del arte, como lo son una nutrida colección escultórica, una vegetación muy bien planificada y cuidada, románticas pérgolas y las clásicas cascadas que suelen ser acompañadas por tramos de escaleras y desembocar en un hermoso lago.

Jardines Monet

Visitando jardines europeos

Y aunque al hablar de jardines franceses probablemente todos pensemos en los de Versalles, en esta ocasión destacaremos a los románticos y pintorescos jardines de Monet, denominados así por encontrarse en la que fuera la mansión del famosos artista, y en los cuales pareciera respirarse la esencia de ese gran pintor, pues el gran colorido de las flores y la vegetación, sumado al estilo desordenado en que está planificado el jardín, le confieren una atmósfera de sosiego e intimidad que muy pocos paseos públicos pueden igualar en Europa.