bici

 Siempre que nos planteamos hacer un viaje independiente debemos prever todas las contingencias del viaje. Debes analizar mapas, recorridos y kilómetros pensando en cómo te tratará la ruta aquí y allá, y qué transporte utilizaremos en cada tramo de nuestro recorrido…

Entre las posibilidades de viaje independiente y las variadas modalidades de viajeros libres destacamos hoy a los cicloturistas.

Esta opción te permitirá hacer un viaje distinto y novedoso.


 El viaje en bicicleta presenta ciertas complejidades que deben ser consideradas al armar nuestro equipo. Salir con mochila tiene realmente muy pocas cosas que se pueden calificar de absolutamente imprescindibles, como ser el saco de dormir, la carpa y la mochila. En el caso del viaje en bici, debe cambiarse mochila por alforjas y agregar herramientas y repuestos para la misma.

Hay que tener en cuenta, al analizar los mapas, la cantidad de km que eres capaz de pedalear en un día, dónde te alojarás en cada parada y en qué lugar conviene parar.
Si en algún tramo debes tomar un bus, fíjate si las empresas de la zona autorizan transportar la bicicleta (en algunos lugares sólo puedes subirla como equipaje, desarmada y embalada)

 El viento y la pendiente son problemas que al viajero debe considerar para tratar de evitar (o prepararse para) la sensación de que tu bicicleta de titanio súper liviana se ha transformado en un carromato pesado que te odia y tu la odias también. El mismo razonamiento debemos hacer con respecto al viento.
Muchas veces el viento no obliga a una parada no prevista para descansar… ¿llevabas carpa para tal contingencia?

Muchas veces es necesario decidir si partir con la bicicleta a cuestas y desarmada desde casa o enviarla por encomienda hasta un lugar que será el punto de partida de nuestro viaje en bicicleta, suele ser esta la mejor opción si vivimos en una ciudad.

Recuerda que el ciclista no sólo disfruta al llegar a destino, como cualquier turista, lo hace mucho más intensamente de cada km del recorrido.