Almagro“¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.”

Estos versos en boca de Segismundo dan final al segundo acto de la inmortal obra de Calderón; ‘La vida es sueño’. No hay mejor forma de iniciar una ruta por esta ciudad que echando la vista atrás a los clásicos de nuestra literatura.

Almagro está en pleno centro geográfico de la provincia de Ciudad Real. De su arquitectura destaca la Plaza Mayor, de planta rectangular. Sustentados por bellos soportales sus edificios de dos pisos tienen una peculiar fachada en forma de galería acristalada. Al fondo preside el edificio del ayuntamiento.

Su pequeño pero bellísimo casco antiguo alberga entre otros el Centro Cultural del Palacio de los Condes de Valparaíso, el Palacio de los Fúcares, el Palacio de los Me-drano y sus casas solariegas, edificios que hablan del esplendor e importancia que tuvo, sobre todo en el siglo XVI. A su vez, puede visitarse el claustro Convento de las Madres Dominicas, las iglesias de la Madre de Dios (mayor templo religioso de la provincia), San Blas, San Agustín, o el Hospital de San Juan de Dios, reconvertido en teatro… ¿teatro…? ¡Eso, volvamos al teatro!

Julio es un buen mes para visitar Almagro. Cada año se celebra el Festival Internacional de Teatro Clásico donde se representan obras inmortales en los distintos espacios escénicos. Esta ciudad es visita obligada para cualquier amante de las artes escénicas que se precie. El Museo Nacional del Teatro y el Teatro Municipal, con su bellísima fachada dan fe de ello. Pero, acompañadme, volvamos a la Plaza Mayor… Allí podremos visitar el corral de comedias más antiguo (completo) de nuestro país. Sus palcos, platea, así como escenario y bambalinas se conservan según y conforme se construyeron allá por el siglo XVII; el ‘Siglo de Oro’ de la Literatura española.

Imagen: englishcornerlucena