Antártida

La Antártida es uno de los territorios sobre los que menos conocemos en todo el mundo, a excepción del frío que allí hace, básicamente porque se encuentra muy lejos de todos nosotros. Sin embargo, si bien a nuestros padres jamás se les hubiera ocurrido la posibilidad de pasar sus vacaciones en este sitio congelado, muchos seres humanos en la actualidad tienen la chance de descansar rodeados de pingüinos.

Hay que destacar que a partir de algunos atractivos turísticos sumamente interesantes, y que desde luego no podemos encontrar en ninguna otra parte del mundo, muchos están pensando en vacaciones en la Antártida. Buena muestra de ello es el poder realizar caminatas por el hielo, recorrer con la vista los hermosos glaciares azules, y por último, avistar a los pingüinos locales.

Antártida, un destino más

De la misma manera, debemos decir que en la actualidad se realizan viajes a la Antártida de una forma mucho más frecuente de la que podíamos esperar hace un lustro. De hecho, por un costo cercano a los 3.000 dólares por cabeza, podemos llevar adelante un recorrido en avión hacia algún asentamiento en la Antártida.

Más de 30.000 turistas por año

A tal punto la Antártida se ha hecho un sitio interesante de visitar, que se estima que a día de hoy, atrae a más de 30.000 turistas en la temporada estival, entre noviembre y marzo. En efecto es posible recorrer el lugar en estos meses debido a que son los únicos en los que se pueden recorrer los mares tan gélidos, además de aterrizar las aeronaves en caso de que ese sea el medio elegido para acercarnos al “continente blanco”.

Ahora bien, hay que decir también que la gran mayoría de los turistas que llegan a la Antártida lo hacen en cruceros que salen desde la ciudad argentina de Ushuaia, viajes que en promedio duran alrededor de 11 días, y que tienen un costo aproximado de 1.000 dólares por cada jornada a bordo.