Entre todas las bahías españolas que se han constituido antes o después como centros turísticos, la Bahía de La Concha es una de las más recomendables. Situada la misma en frente del mar Cantábrico, y en las cercanías de la ciudad de San Sebastián, es famosa justamente por su forma de concha marítima, y cuenta entre sus parajes para los visitantes, con dos playas locales y la isla de Santa Clara.

Justamente, las playas, que llevan los nombres de Ondarreta y playa de La Concha, son dos de los sitios más visitados de esta parte de España. Sobresalen porque la línea de ambas playas tiene una longitud de unos 2.000 metros, aproximadamente, de los cuales 1.400 corresponde a la playa de La Concha, la más representativa, y 400 a Ondarreta, sin dejar de mencionar que unos 1.000 metros más separan a una de la otra.

Una de las claves para entender por qué esta bahía se más visitada por turísticas que otra, tiene que ver con su configuración geográfica, la misma que le ha otorgado aguas más mansas de las que generalmente podíamos observar en estas formaciones. Sin embargo, la subida de la marea también puede provocar que, durante algunas horas, y sobre todo de la noche, desaparezcan las playas.

También es muy famoso, en esta bahía, el paseo marítimo que la bordea, y que se encuentra compuesto por varios tramos, los cuales si bien tienen sus propios nombres, tratan básicamente del mismo espacio. Allí podemos encontrarnos por ejemplo con el puerto local, o también el edificio del Ayuntamiento, y el Paseo de La Concha, uno de los más famosos de todo el país en su tipo.

Además, muchos turistas aprovechan a conocer la famosa barandilla de La Concha, diseñada por Juan Rafael Alday e instalada en la década del ´10. Y tampoco podemos dejar de mencionar espacios como el Palacio Real de Miramar, el balneario de La Perla y la Real Casa de Baños, o el conjunto escultórico de El Peine del Viento.