Aunque la ciudad uruguaya de Colonia es un destino turístico en toda su extensión, la misma cuenta con algunos puntos que no pueden dejar de requerir un artículo informativo para sí mismos. Uno de ellos es, por ejemplo, la Basílica del Santísimo Sacramento, también conocida como “ Iglesia Matriz de Colonia”, considerada como la más antigua del país, más allá de las constantes remodelaciones sufridas a lo largo de su historia.

Lo cierto del caso es que se trata de un edificio sumamente antiguo, ubicado al costado de la Plaza de Armas, en la ciudad de Colonia del Sacramento, departamento de Colonia, que ha sido señalado por la UNESCO como Patrimonio Mundial en 1995, junto al barrio que la rodea, lo que le permitió, a partir de allí, obtener un increíble aumento en la cantidad de turistas recibidos.

Si hay una palabra mediante la cual pudiéramos definir a la Basílica del Santísimo Sacramento, seguramente esa sería “majestuosidad”, o al menos es lo que se le pasa por la cabeza a las personas que tienen la posibilidad de visitar su interior, donde podemos encontrarnos, por ejemplo, dos tumbas, una de ellas pertenecientes al Vicario Domingo Rama, y la otra la del Padre Barredo, quien ejerció sus hábitos allí durante cuarenta años.

Pero tal vez el hecho más destacado en torno a esta Iglesia tenga que ver con que el edificio que actualmente ocupa comenzó siendo sólo un rancho, levantado hacia finales del siglo XVII, en el mismo año en el que se fundó Colonia, 1680. Entonces, los primeros pobladores locales decidieron que necesitaban una capilla, y se la levantó en cuestión de meses, hecha en adobe y paja, situación que mantuvo hasta 1699.

Fue en ese año cuando, por orden del Gobernador Sebastián de Veiga Cabral, es construida con piedra y cal, al tiempo que con el correr de las décadas distintas restauraciones se realizaban tanto sobre su fachada como sobre su interior, y adquiriría su forma más moderna con Vasconcellos, quien la restauraría en forma de cruz latina.