- patrocinador -

En periodos vacacionales como la Semana Santa, es cada vez más habitual que los españoles decidamos darnos un respiro y romper nuestra rutina con un viaje con el que conocer otros lugares. Aunque los destinos internacionales han aumentado en los últimos años, los datos muestran que los destinos nacionales tienen a día de hoy todavía un gran peso a la hora de decidir a dónde nos vamos. En cualquier caso, bien al extranjero, bien en territorio español viajar es un hábito de ocio muy bien frecuente y eso es, en gran medida, gracias a las facilidades que podemos encontrar en el mercado. Una de las mejor valoradas es la comodidad de tener a nuestro alcance infinidad de ofertas de los hoteles para disfrutar de tus vacaciones.

Hace poco hemos conocido las cifras relativas al turismo que practican los españoles y, en la cuales, se puede percibir una tendencia al alza respecto a periodos anteriores. De este modo, durante todo 2017, las personas residentes en España realizaron un total de 193,7 millones de viajes, lo que supone un 6,5% más interanual. Todos estos desplazamientos supusieron un gasto de entorno a los 44.233 millones de euros, una media por persona de 228 euros. En muchos de los casos, una parte de esta cantidad fue destinada al alojamiento.

En este sentido, los hoteles siempre se han posicionado como una de las primeras opciones para los viajeros y el motivo principal lo ocupan el conjunto de ventajas que presenta esta opción. Entre ellas, detallamos a continuación algunos de los aspectos más valorados por los usuarios:

  • Comodidad asegurada: elegir un hotel vacaciones es elegir comodidad. No tendremos que preocuparnos por las tareas domésticas y tendremos la seguridad de que todas nuestras necesidades estarán cubiertas. De esta forma, nos aseguraremos de que en nuestras vacaciones podremos desconectar por completo de la rutina.
  • Actividades de ocio: muchos de los hoteles disponen, además de alojamiento, de propuestas lúdicas que se realizan en su interior, sobre todo en épocas estivales. Así, podemos participar en bailes, asistir a conciertos al aire libre o en actividades en grupo.
  • Ubicación y precio: son dos aspectos sobre los que podemos jugar cuando se trata de encontrar un hotel para nuestras vacaciones. Con frecuencia, si nuestra prioridad es el precio, podemos encontrar hoteles a “precios tirados”, como se dice comúnmente. Si queremos priorizar la ubicación, los hoteles serán también una buena opción ya que suelen localizarse en las zonas más céntricas y estratégicas.
  • Posibilidades complementarias: otra de las particularidades de los hoteles es la red de servicios y de posibilidades que ofrecen. De este modo, si necesitamos solicitar un taxi para desplazarnos al aeropuerto, si necesitamos despertarnos a una hora determinada o si queremos tener información sobre los lugares que podemos visitar en el lugar en el que nos encontramos, nuestro hotel podrá gestionárnoslo en cuestión de minutos.
  • Acceso a descuentos: cuando nos disponemos a buscar un hotel para hospedarnos durante nuestras vacaciones, encontramos con frecuencia ofertas hotel que nos permiten, no solo disfrutar de descuentos, sino también acumular puntos que podremos canjear en el futuro, pudiendo encontrar así nuevas promociones.