En el café Tsiferblat se cobra por minuto y no por consumición, una modalidad nueva que llama mucho la atención. La cadena de cafeterías rusas tiene un gran éxito.

El normal que cuando vayamos a tomar un café pasemos un largo rato, disfrutando de la infusión y de la compañía o de nuestra soledad. La cadena de café supo sacarle rédito a ese largo tiempo en que se demora un café. El precio que se debe abonar es de 3 euros la hora. Luywego de la primera hora el tiempo desciende a la mitad y luego de cinco horas en el sitio el tiempo se vuelve gratis.

Reloj

Seguramente el sitio está llevando una particular campaña de marketing. Cuanto más pausado es el tiempo más barata resultará la estadía. Las cadenas se encuentran decoradas de una forma especial con todos relojes muertos para que puedas desconectarte de la vida por lo menos por algunos minutos. El nombre de estos establecimientos significa ‘esfera de reloj’.

Una excelente idea que se puede disfrutar en siete cafeterías de Rusia y dos de Ucrania, la idea ha sido de un joven de sólo 28 años de edad llamado Iván Meetin, quien es un talentoso músico y escritor. En muy poco tiempo se abrirá una sucursal en Londres. También se está pensado en incorporar videojuegos y karaokes en los establecimientos.

Una novedosa idea que seguramente tendrá sus réplicas en muchas partes del mundo.

Foto | Flickr