Aunque Andorra no es un destino turístico demasiado reconocido a nivel mundial, tampoco podemos dejar de tener en cuenta que posee algunos interesantes sitios a visitar, sobre todo en el aspecto histórico y cultural, y uno de los más importantes de ellos, sin dudas, es la Casa de la Vall, que se encuentra ubicada en la capital, Andorra la Vieja, y que supiera funcionar como Consejo General de Andorra.

Con respecto a este recinto debemos decir, en primer término, que la Casa de la Vall fue construida, o al menos finalizada, en el año 1580, cuando era utilizada únicamente como casa de verano y torre de defensa de una de las familias más importantes de la región, los Busquets, y que fue vendida por algunos de sus descendientes al Consejo de la Tierra local, concretamente en el año 1702.

En cuanto a su estructura interna, que puede llegar a ser visitada, hay que destacar que su planta es rectangular, y cuenta con dos plantas bien diferenciadas una de la otra. Además, posee un antiguo palomar con forma de torre, que se encuentra sobre una de las esquinas de la construcción, siendo uno de los sitios donde los turistas aprovechan para sacarse mayor cantidad de fotografías.

También juega un rol fundamental a la hora de pensar en una imagen representativa de la Casa de la Vall, la preciosa escultura que podemos encontrar en su jardín, y que fuera diseñada por Francesc Viladomat, y denominada “La Dansa”. Por otro lado, y siempre dentro de la planta baja, también podemos encontrarnos con la Administración de Justicia con el Tribunal de Cortes, uno de los principales sitios estatales a nivel local.

Finalmente, otros de los elementos que no podemos dejar de mencionar tienen que ver con el escudo de la propia familia Busquets, que se encuentra por sobre la puerta principal del recinto, además de una Sala del Consejo, en el interior del edificio, y una muy bella capilla dedicada a San Ermengol.