La Plata, ciudad capital de la provincia de Buenos Aires, la más importante de la República Argentina, es una de las pocas localidades en el mundo entero que fue diseñada completamente antes de comenzar a levantarse sus cimientos, y en este sentido, sus atracciones turísticas se han multiplicado con el correr del tiempo, siendo una de las principales, la imponente Catedral, que se ubica enfrente de la famosa Plaza Moreno.

De esta forma, la Catedral Metropolitana de La Plata, denominada oficialmente “Inmaculada Concepción” es el principal templo católico de la ciudad de La Plata, ubicada entre las calles 14 y 15, y entre las avenidas 51 y 53, en pleno centro geográfico de la localidad, y habiendo sido su diseño una inspiración en otras catedrales importantes del mundo, como las de Amiens (Francia) y la de Colonia (Alemania), lo que deja ver su estilo neogótico.

En un plano histórico, se debe destacar que este sitio fue proyectado por el Departamento de Ingenieros de la provincia de Buenos Aires, al mando del ingeniero Pedro Benoit, y si bien la piedra fundacional de la Catedral se ubicó en 1884, las obras hasta la terminación de la misma se alargaron durante décadas enteras.

De hecho, en este último sentido, el edificio fue inaugurado de forma definitiva el 20 de diciembre de 1998, cuando el Ballet del Teatro Argentino bailó una coreografía preparada para el Magnificat BWV 243 de Bach, para celebrar las obras de terminación de la fachada e instalación de los cristales del rosetón, habiendo bendecido el mismísimo Papa Juan Pablo II, por entonces, las construcciones.

Señalando primeramente que las visitas guiadas grupales se realizan de martes a viernes y los horarios disponibles se alargan tanto por la mañana como ya entrada la tarde, uno de los sitios que no se pueden dejar de visitar es el Museo de la Catedral de La Plata, ubicado debajo de la fachada principal, que posee desde tiendas de souvenirs, hasta cafeterías y exposiciones que explican la construcción entera del edificio.