Entre todos los elementos turísticos que podemos llegar a disfrutar en un recorrido por Holanda, uno de los más importantes tiene que ver con un medio de transporte, concretamente, las bicicletas. De hecho, se trata de uno de los países mejore acondicionados, en el mundo entero, para recibir turistas que quieran recorrerlo mediante pedales, y a continuación te señalamos algunas de las características salientes de esta travesía.

Lo primero que deberás tener en cuenta, es que por el tipo de clima, calles, y las distancias en las que se maneja el holandés promedio, las bicicletas son el transporte público más utilizado a nivel local, de forma tal que para el turista es mucho más sencillo acostumbrarse a estos recorridos. De la misma manera, miles de personas en los últimos años han podido recorrer buena parte del país en estos vehículos, así que se supone que cualquiera, con una mínima preparación, puede hacerlo.

Además, existe una red de senderos nacionales, que nos permiten pasar por los mejores paisajes que el país pone a disposición de todos los turistas, de forma tal que se trata de un recorrido placentero, que siempre parece más corto de lo que en realidad es, observando a nuestro paso vacas, tulipanes, canales, ríos, y muchos otros elementos que hacen a la increíble naturaleza holandesa.

A nivel general, dos de las ventajas que no podemos dejar de destacar, es que Holanda cuenta con una superficie totalmente plana, además de una infraestructura que incluye 20.000 kilómetros de veredas para ciclistas, realmente interminable. De hecho, todas las señalizaciones contemplan la existencia de personas andando en bicicleta, en cualquier parte del país.

En los últimos años, y para mejorar el tránsito de estos vehículos, varios de los Gobiernos locales de Holanda también han optado por señalar los caminos de las bicicletas por medio de pivotes blancos de poca altura, que señalan los sitios más cercanos, y el tiempo estimado de demora para llegar a cada uno de ellos.