- patrocinador -

Entre todas las ciudades que son dignas de mención para ser visitadas en un paseo por Finlandia, una de las más antiguas, y por consiguiente interesantes, es indudablemente la de Turku, de modo que a continuación vamos a explicar por qué miles de turistas de todo el mundo llegan a sus instalaciones en cualquier época del año, y quedan deslumbrados con sus maravillas, como por ejemplo su centro histórico.

Justamente, si nos referimos a la parte antigua de la ciudad, debemos decir que uno de sus elementos principales es la Catedral de Turku, famosa en la región porque comenzó a ser construida en el siglo XIII, aunque recién sería terminada en el XV, y también es sumamente bella la antigua plaza mayor de la ciudad, en la que se encuentran recintos como por ejemplo la Casa Consistorial y las casas de Brinkkala, Juselius y Hjelt, todas ellas centros de cultura en la actualidad.

Otro de los edificios antiguos que cumple actualmente un papel diferente al que le valió ser diseñado es el de la Academia, levantado en 1815, frente a la catedral, que funciona hoy en día como Tribunal de Apelación; y junto a otros sitios como el Rectorado de la Universidad Åbo Akademi, son todos ellos considerados Patrimonios Arquitectónicos de la ciudad, por ende, protegidos por el gobierno local.

De la parte antigua de la ciudad, también se debe destacar la conservación, más allá de que no en perfecto estado, del conjunto de casas de madera en la colina de Vartiovuori, sólo de las cuales se salvaron de un voraz incendio sucedido en el año 1827, además de la denominada Casa Qwensel, a orillas del río, a la que podemos ingresar.

De la misma forma, en Vartiovuori se encuentra el Museo de Artesanía y en la Casa Qwensel el Museo de la Farmacia, un espacio cultural único en su tipo, y tampoco podemos dejar de recomendar siempre la visita al Jardín Botánico de la ciudad, una dependencia de la Universidad local.