avion

TURBULENCIAS

• Los movimientos bruscos y las turbulencias pueden provocar ocasionalmente daños personales. Las turbulencias son producidas por diversas causas y generalmente son detectadas a tiempo por la tripulación, que lo comunica por megafonía a los pasajeros; éstos deberán sentarse y abrocharse el cinturón lo mas rápidamente posible para evitar lesiones.

• También existen las llamadas “turbulencias en aire claro”; no son detectables de antemano y ocurren brusca e inesperadamente, por lo que se recomienda llevar el cinturón de seguridad abrochado durante todo el vuelo mientras no se esté de pie.

TABACO

En todos los vuelos está estrictamente prohibido fumar. En el caso de que sea usted un fumador habitual y crea que la prohibición le puede producir malestar, debería consultar con su médico la posibilidad de llevar sustitutos de la nicotina, como chicles y parches. El volumen de aire en las cabinas se regenera totalmente cada tres minutos.

ESPACIO Y MOVIMIENTO

• Estar sentado por largos periodos de tiempo es tolerable para la mayoría de las personas; pero para algunas hay mayor posibilidad de que se le hinchen los pies o los tobillos, o se exacerben algunos problemas circulatorios. Tal es el caso de la trombosis venosa profunda (TVP); ocurre raramente y en gente especialmente predispuesta cuando se dan periodos prolongados de inmovilidad.
• En prevención equípese para volar con ropa poco ajustada y preferiblemente de fibra natural con el fin de favorecer una menor presión sobre la piel y su mejor ventilación.
• Mueva los miembros inferiores en el mismo lugar donde está sentado (mueva los dedos de los pies, los tobillos, flexione y extienda las piernas etc.).
• Aconsejamos también que se ponga de pie, contraiga los brazos y piernas e incluso dé ocasionalmente un pequeño paseo por la cabina, en aquellos momentos en que el servicio al resto de los pasajeros no se vea afectado y las condiciones de vuelo lo permitan, prestando especial atención a la señal de “cinturones” y a las instrucciones de la tripulación.

Parte anterior en Cómo hacer un viaje más confortable y saludable (I)

1 Comentario