Y no es trabajando. Sabemos muy bien cómo perder el tiempo, y es que a desarrollar la creatividad cuando estamos aburridos no nos gana nadie.

Perder el tiempo debería estar considerado un deporte nacional. Y es que no hay otra cosa que se nos de mejor que dejar algunas horas muertas, sorprendiéndonos a nosotros mismos de cuántas horas podemos emplear en perder, nunca malgastar, nuestro tiempo.

A menudo necesitamos momentos en los que dejarnos llevar, hacer cosas sin sentido o matar las horas de alguna manera. Existe una forma muy original de perder el tiempo, al fin y al cabo sacamos algo positivo cuando decidimos derrochar todas esas horas que sabemos que nunca van a volver, pero podemos realmente desatar nuestra mente, ser más creativos e inspirarnos para luego tener un mayor rendimiento.

Tenemos en cuenta que siempre hay algo que hacer para perder el tiempo, nos sirve cualquier cosa. Muy pocas cosas nos hacen falta para perderlo: mirar algo, un objeto que por simple que sea captará toda nuestra atención, convirtiéndose en el objeto más interesante y admirado por un momento. La comida también es una buena manera de desperdiciar las horas, podemos estar jugando con un simple spaghuetti durante horas, días. Lustros si le ponemos atención.

Dibujar cualquier cosa es otra de las mayores pérdidas de tiempo. Sabemos que ese papel acabará en la basura, y aún así ponemos todo nuestro empeño en hacer algo distinto. Además, las manualidades pueden llegar a sacar nuestro espíritu creativo. Os dejamos con este vídeo que es la manera más original de perder el tiempo.