-

Conoce El Prat de Llobregat

Barcelona España es más que el nombre de una ciudad cosmopolita, es el nomber de la provincia en donde se encuentran hermosos lugares como la ciudad de El Prat de Llobregat  en la comarca del Bajo Llobregat en  la comunidad autónoma de Cataluña.  Cercana tanto al puerto como al Aeropuesto de Barcelona, es un hermoso lugar desde donde perder la mirada en el maravilloso Mediterráneo.

Desde El Prat de Llobregat y cuando se quiere visitar la ciudad, se puede hacer conexión con otras ciudades catalanas como  Hospitalet de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Baudilio de Llobregat y Viladecans.  La ocasión para visitarla siempre es propicia, como toda Cataluña, los veranos suelen ser muy cálidos y los inviernos muy fríos.

Conocer eEl Prat de Llobregat, nos permite disfrutar de paisajes de la Cataluña más bella, por cuanto igual en otoño que en verano, su entorno es de un verdadero deleite. En el lugar se pueden conocer algunos lugares de relevancia como la denominada,  telegrafía,   del arquitecto Josep Puig i Cadafalch que es la única estación telegráfica de la Marconi Wireless Telegraph Company  en territorio español.

el prat

La Granja la Ricarda, mural de cerámica de la terminal B del aeropuerto, obra de Joan Miró;  casa consistorial en la Plaça de la Vila, edificio neogótico del año 1905,  Torre Balcells, Colegio de la Seda, antigua biblioteca y posteriormente colegio de la fábrica de La Seda de Barcelona cuartel de Carabineros y la casa Semàfor, uno de los más atractivos lugares de la ciudad.

La estancia en este rincón catalán nos permite además de disfrutar de su paisaje, sus monumentos, conocer un poco de su historia y también deleitarnos con la rica cocina catalana, que como en toda Cataluña, abunda en El Prat del Llobregat. Así que tu visitar en vacaciones Barcelona, no debe dejarte sin el placer de conocer esta ciudad, y no te marches sin disfrutar, si visitas en verano, su  bella playa.

Imagen: Wikipedia

Lo último...

Artículo anteriorLos mejores destinos hondureños
Artículo siguienteDe compras por Brisbane