En la Península Balcánica a orillas del Adriático se alza, Montenegro, un país poco conocido del sudeste europeo.  Su capital es la ciudad de Podgorica, y está ubicado también en los límites de otros interesantes países de la región como  Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Serbia y Kosovo. Anteriormente era parte de lo que se conoció como   el Reino de Serbios, Croatas y Eslovenos, posteriormente fue la  República Federal Socialista de Yugoslavia, disuelta en 1992 y desde el 2003 forma parte de la Federación de Serbia y Montenegro.

Montenegro es un bonito país con mucho atractivo, sobretodo con una cultura que difiere del resto de los países de Europa, debido quizá a que por su situación geográfica, Montenegro ha tenido la gran influencia de muchas otras culturas y se ha convertido en una interesante mezcla de rasgos de serbio, ortodoxo, eslavo, centroeuropeo y adriático. Al igual que resto de ciudades europeas es muy moderna y también muy de antaño.

De antaño porque conserva muchos monumentos y lugares que nos hablan de su relevancia histórica en el Adriático, y en Montenegro se puede admirar importantes muestras arquitectónicas de los movimientos  pre-románico, gótico y barroco. Además tiene una importante zona costera con monumentos  religiosos católicos, algunos con clara influencia Bizantina. Tiene una variada vida cultural y durante el año se celebran muchos festivales que forman parte de la tradición de Montenegro.

kotor montenegro

Hay que disfrutar la estancia, visitando sus lugares más representativos, los paisajes suelen ser llenos de colores y atractivo. La cocina con productos del Adriático es diferente de lo que hasta ahora, puedes haber degustado. Además hay toda una variedad de opciones de turismo de ocio y cultural para conocer más a fondo la cultura así como la capital y las ciudades de Montenegro. Así como la ciudad de Kotor, considerada Patrimonio cultural de la Humanidad por la Unesco.

Imagen: Wikipedia