San Marino es uno de los países más pequeños del mundo. Tiene una superficie de apenas 61 kilómetros cuadrados y conforma la república más antigua de Europa. Con semejantes características era obvio que un día tendríamos que visitarla, y qué mejor que organizar nuestro viaje para aprovechar al máximo una escapada de fin de semana a San Marino.

Hay lugares increíbles que no podemos dejar de visitar si decidimos visitar este país, partamos de la base de que su escenario es realmente único, justo en las laderas del monte Titano. San Marino se divide en 9 municipios y ha logrado mantenerse como un país independiente con el paso de los años. Su principal fuente de ingresos es el turismo, por eso hay una gran variedad de recorridos turísticos y monumentos para conocer.

Fuente:  TravelChannel
Fuente: TravelChannel

Fortaleza de Guaita

Comenzamos en esta monumental construcción que también se conoce con el nombre de Primera Torre o la Rocca. Fue la primera torre construida en la ladera del monte Titano y funcionó como sede de numerosas instituciones desde su creación en el siglo XI hasta su función actual, como prisión, que comenzó en el siglo XVIII.

Rocca Cesta

Dominando lo alto del monte Titano, fue construida 200 años después que la Fortaleza de Guaita. Allí funciona el Museo de Armas Antigua de San Marino, un viaje en el tiempo que incluye más de 500 piezas que se conservan desde la Edad Media. Lo mejor al llegar a Rocca Cesta es sacar fotos de las vistas panorámicas, tanto de la extensión del país como de la Rocca. Es un paisaje natural único donde se combina la mano del hombre y la belleza natural.

Con sus construcciones peculiares y su gran belleza, San Marino invita a viajeros de todo el mundo a deleitarse con su historia y sus lugares. Pese a ser un país pequeño no alcanza un día para recorrerlo en su totalidad. ¿Te gustaría conocer San Marino? ¿Fuiste alguna vez?