Conocer ciudades medievales forma parte del proyecto de muchos viajeros que llegan a Europa. La idea de visitar y recorrer castillos y antiguos campos de batalla ha sido explotada por numerosas empresas de viajes que ofrecer recorridos por las capitales y ciudades más importantes, pero además de la esencia medieval de estas urbes, también existen rincones escondidos.

Hoy te aconsejamos conocer Sighisoara, una ciudad asociada a la leyenda del conde Drácula que aún hoy respira en cada uno de sus rincones el aire de las tradiciones medievales de construcción y trazado urbano.

Fuente:  binderbubisighisoara
Fuente: binderbubisighisoara

El centro histórico vampiro

Al igual que los vampiros que no envejecen, al conocer Sighisoara podemos pasear por un centro histórico que sigue igual en apariencia y diseño a sus orígenes medievales. La campiña ha sido declarada patrimonio de la humanidad y es una de las pocas que aún está habitada en el continente europeo.

Las calles empedradas y con escalones, las torres defensivas y los constantes arcos dan cuenta de un tiempo oscuro donde los ataques de los bárbaros y los turcos amenazaban la integridad física de toda la comunidad. Hoy es mucho más sencillo y placentero viajar por Sighisoara, pero aún así el terror que se respira en sus calles da lugar a todo tipo de pensamientos aterradores.

La ciudad está ubicada a orillas del río Tarnava, en la zona céntrica de Transilvania. Fue fundada por mercaderes alemanes y durante mucho tiempo fue uno de los centros de negocios de la Europa Central.

Entre los habitantes de Sighisoara está muy presente el espíritu de Vlad Tepes, mejor conocido como Drácula. Fue la figura del Empalador de Valaquia la que terminó de darle popularidad a la región. Los turistas se acercaban para conocer a la figura histórica que había inspirado a Bram Stoker a crear al conde. Si te gustan los destinos increíbles, medievales y de terror, no dejes de conocer Sighisoara en Rumanía.