- patrocinador -

Las vacaciones de verano se han convertido en el momento perfecto para explorar nuevos destinos, sobre todo aquellos que se han puesto de moda en los últimos años. El buen tiempo y las apacibles temperaturas invitan a viajar lejos de nuestras fronteras, y uno de los lugares que ha captado la atención de los turistas es Muscat. Esta ciudad, es la mayor ciudad y capital del sultanato de Omán. Este lugar destaca por un rico patrimonio tanto histórico como artístico y por las infinitas posibilidades que ofrece al viajero. Una forma exquisita de adentrarse en la cultura de la península de Omán.

Aunque parezca inalcanzable, este exótico destino es accesible a gran parte de la población, así que si te ha entrado el gusanillo investiga y encuentra vuelos de Turkish Airlines a Muscat en Travelgenio. Esta web pretende poner a disposición de los viajeros las mejores herramientas para encontrar los mejores vuelos y hoteles. Por su parte, Turkish Airlines es una compañía aérea con una larga trayectoria, desde 1933, con más de 340 aviones. Para llegar hasta Muscat, la mejor opción es hacer escala en Estambul y una vez allí, conectar directamente a Muscat es relativamente fácil pues es el único aeropuerto internacional de Omán.

Recorrer Muscat descubriendo sus secretos

En la capital de Omán se refleja la unión entre el estilo clásico y la entrada del estilo moderno, aunque sin ser excesiva. Una de las zonas más interesantes de Muscat es Mutrah, la parte vieja de la ciudad que se encuentra situada en una hermosa bahía. Aquí lo mejor es perderse por sus calles y mercados, mezclándose entre los habitantes que siguen su rutina habitual. Probablemente, lo que más llame la atención de esta zona de la ciudad sean sus edificios de fachadas de un blanco inmaculado que, en ocasiones, se encuentran salpicados de tonos azules. No os podéis perder La Corniche, el paseo marítimo de Muscat, cuya vista es bellísima.

De visita obligada en Muscat es la magnífica Gran Mezquita del Sultán Qaboos, inaugurada en 2001 y con una capacidad para albergar a más de 20.000 fieles. Es, en todos los sentidos, una verdadera joya del arte islámico donde se unen diferentes estilos arquitectónicos como el islámico, oriental y omaní. Distribuida en cuatro secciones, para visitarla es necesario llevar la vestimenta propia de la religión musulmana, ya que no está permitido mostrar piernas y brazos y las mujeres, además, deben cubrirse el cabello. También podéis acercaros para contemplar desde la reja la fachada del Palacio Al Alam, lugar de residencia ceremonial del Sultán Qaboos.

Si queréis conocer un poco más en profundidad la cultura de Omán, acercaros hasta el museo Bait Al Zubair, donde encontraréistodo tipo de tradiciones omaníes, especialmente aquellas relacionadas con la vestimenta. Por otro lado, cerca de la mezquita se encuentra el edificio de la Ópera de Muscat, construido en mármol de Italia y en madera de Teca de Myanmar. La entrada vale 3 OMR e incluye una visita guiada por las zonas principales del edificio, tened en cuenta quela visita es completamente en inglés. No cabe duda de que los edificios y monumentos que Muscat alberga son perfectos para ser visitados mientras uno se deja llevar por la magia del lugar.