- patrocinador -

La magia de Edimburgo, una de las ciudades más importantes de Escocia, no está solamente en sus leyendas y paisajes, sino también en estructuras que se han convertido en un símbolo de la edad media y las luchas por la independencia de la región. La fortaleza del castillo de Edimburgo es uno de estos símbolos, hoy una visita obligada para cualquiera que pasa por la ciudad y desea sumergirse en un viaje por la historia.

Fuente: Guias-Viajar
Fuente: Guias-Viajar

El castillo de Edimburgo forma parte del circuito de castillos medievales del norte británico. Algunos de los mejores tesoros de la cultura escocesa descansan entre las murallas de esta fortaleza. Lo primero que notamos al llegar al perímetro son los profundos acantilados.

Joya de la historia

La ubicación del castillo demuestra la sabiduría de sus constructores. Los acantilados ayudan a evitar los ataques ya que en la Edad Media no había tantas armas para atacar a distancia y la existencia de acantilados hacía difícil la llegada de armas enemigas que pudieran dañar la estructura.

Entre las múltiples atracciones y muestras que no debemos perdernos está Los Honores de Escocia: joyas de la corona, una exposición de corte histórico con el segundo conjunto de alhajas más antiguo del Reino Unido. Consta de un Cetro, Espada y Corona elaborados con piedras y metales preciosos de los más bellos que se encuentran en el mundo.

La Piedra del Destino donde se celebraban las coronaciones está repleta de leyendas y fábulas sobre sus orígenes y poderes. Una referida a la Biblia dice que en aquel sitio Jacob apoyó su cabeza sobre el libro del Génesis en el famoso Sueño de la Escalera.

Otros dicen que la piedra fue traída desde Egipto por la hija de un faraón. Sea como fuere, si estás de paseo por Edimburgo no puedes dejar de acercarte al castillo para conocer sus leyendas y bellas charlas y exposiciones sobre historia y reliquias de Escocia.

- patrocinador -