turismo aventura consejos

El turismo aventura es uno de los que viene creciendo a pasos agigantados en todo el mundo en los últimos años, considerando dos factores fundamentales, o tres. En primer término, la enorme cantidad de sitios que podemos encontrarnos en el mundo para llevarlo a cabo; en segundo, la necesidad de las personas de salir de la rutina y exigir su cuerpo al máximo; y tercero, que se trata de un tipo de turismo realmente económico.

Pero bien, fuera de todo lo mencionado anteriormente, tampoco podemos dejar de señalar que el turismo de aventura cuenta con sus propias características que en muchos casos deben traducirse en cuidados específicos, que logren que nuestras vacaciones salgan exactamente del modo en que las planeamos, sin dar lugar a ningún tipo de inconveniente.

Por este motivo, lo primero que debemos considerar a la hora de emprender una ruta de turismo aventura, es la necesidad de evitar la deshidratación, que suele ser común sobre todo en los países que se encuentran a la altura del Ecuador, o en aquellos a los que acudimos en verano. Lo idea en estos casos, es realizar pequeños sorbos de agua, o de una bebida deportiva, cada diez o quince minutos.

De la misma forma, otro de los enemigos constantes que vamos a tener en estos casos, es la clásica fatiga, el cansancio que suele aparecer cuando ya llevamos buena parte d ella jornada, o varias jornadas seguidas realizando un fuerte esfuerzo físico. Para evitarla, debemos descansar bien cuando tengamos la oportunidad, además de evitar los fármacos, y todos los factores ambientales que podrían reforzarla.

Finalmente, en algunos casos específicos podemos encontrarnos también con el mal de altura, que se produce en el suelo elevado, cuando la presión atmosférica disminuye junto con la cantidad de oxígeno. En estas situaciones, conviene realizar un período de aclimatación previo de varias semanas, además de intentar no superar los 3.000 metros de altura.