Una red social ha creado la tendencia de viajar e intercambiar experiencias de la manera más económica posible.  Si te gusta viajar, no te querrás perder esto.

Una palabra anglosajona constituida por los términos “surf” y “sofá” componen así la traducción de “surfeo de sofás” que dan vida a esta comunidad online de viajeros, en la que además se comparte una gran variedad de experiencias y lo que supone una revolución en la manera de viajar convencional que conocíamos hasta ahora.

¿Qué es Couch surfing?

Se trata de ofrecer, literalmente, los sofás de cada casa al mundo, es decir, en la comunidad online existen más de 2.880.000 miembros de todas las ciudades y lugares del mundo dispuestos a ofrecerte su sofá para dormir. Este término lo incluyó un joven viajero estadounidense que decidió crear esta pequeña plataforma y que hoy en día forma parte de un estilo de vida. Couch surfing

Esta experiencia va dirigida a aquellas almas viajeras que deambulan por todos los rincones del mundo. No se trata de ofrecer un servicio de hoteles, ni para personas que económicamente no se lo pueden permitir (que también), simplemente se centra en la idea de intercambiar aspectos culturales, la posibilidad de conocer otra gente, practicar un idioma, conocer el mundo, explorar lugares curiosos… En definitiva, la filosofía de esta nueva tendencia se basa en el concepto del intercambio.

¿Quién utiliza Couch surfing?

Hay una media de edad que gira alrededor de los 30 años, pero obviamente existen miembros de todas las edades. Para poder participar en esta red social que ha revolucionado la forma de viajar y ha cambiado completamente el concepto que teníamos, nos propone una nueva alternativa más económica y con un valor añadido, el de tener la posibilidad de aprender cosas nuevas teniendo contacto directo con gente nativa.

Para poder formar parte de la comunidad online, debemos registrarnos y rellenar un perfil en el que expliquemos algunos datos básicos, además de intereses y gustos personales.

¿Es fiable?

Lo es. Se establece un contacto y posteriormente cualquiera de las dos partes interesadas mantienen una conversación a través de correo electrónico, llamada telefónica o una videollamada. Tanto una parte como otra puede decidir dar un no como respuesta.

Foto | Pinterest

Compartir
Artículo anteriorPuerto Madryn, destino imprescindible para bucear
Artículo siguienteEl encanto de Alicante
Persona humana amante de las letras y del arte con mayúsculas. Siempre sentí curiosidad por la gente y sus extraordinarias rarezas. Algún día volveremos a comunicarnos en las cabinas de teléfono y a poner sellos en los sobres. Mientras tanto... Publicidad, Marketing, 2.0, Blogger, creatividad, actualidad, tendencia, moda, DIY, redes sociales, lovemarks, engagement, fotografía, literatura.