Suecia es uno de los países más especiales de Europa, dentro de los países nórdicos es el que tiene una mayor importancia, tanto por su tamaño, ya que es el más grande, como por su población, que aunque nos parece poca, ya que no alcanza los 10 millones de personas, es el más poblado de los nórdicos.

Además es un país con una mentalidad muy particular. Es uno de los muy pocos que se ha mantenido alejado de guerras durante los últimos 200 años, lo que ha dado lugar a un gran bienestar en la población, un nivel de vida muy alto, de los más altos del mundo, igual que el nivel de educación.

Es un país con una ideología muy arraigada en cuanto a conceptos que en muchos países aún estamos asimilando como la igualdad, el pacifismo. Son pioneros en muchas tecnologías y modernísimos en cuanto a conceptos como sostenibilidad, de hecho hace ya bastante tiempo que promueven un estilo de vida sencillo cercano a la naturaleza.

Todo esto, unido a su enorme riqueza paisajística y natural, con extensiones vírgenes que contrastan con las modernas urbes, es algo que despierta una gran curiosidad.

Todo ello ha llevado a que Suecia sea uno de los primeros destinos turísticos europeos. El año pasado, por ejemplo ha registrado la cantidad de casi 8 millones de turistas que la han visitado, es decor casi tantos como habitantes tiene y el sector del turismo representa casi un 3% del total del PIB, con lo que es un sector muy destacable con una facturación de unos 28,5 millones de euros y fomenta el empleo de 162.000 personas.

De los visitantes del 2011, casi 200.000 fueron españoles, es decir algo más de un 2% de los turistas. No responden a un perfil definido, ya que el tipo de turista que va a suecia es bastante global. En los últimos años se ha destacado como un importante destino crucerístico, y también atrae a un sector amante de la naturaleza y aventura. Además cuenta con un importante turismo de empresa y dada su destacada posición entre sus vecinos, también se nutre de los visitantes procedentes de otros países próximos.