Miles de chef, de todas partes del mundo, viajan a París a especializarse en su famosa cocina gourmet.

Es notorio también el turismo gastronómico en esta ciudad, donde invertir unos miles en comer es una deliciosa inversión… pero para aquellos que no pueden darse el lujo de de cenar como reyes, hay restaurantes, tabernas y cafés en cada esquina.

recorrer

Le Marais se distingue por su cocina natural, vegetariana, su ambientación en rústica piedra y sus increíbles vinos orgánicos. El pastel de champiñones, las galletas de trigo con vegetales crudos y las originales especialidades con mariscos hacen de este restaurante uno de los mejores en el distrito de Marais.

Le Grand Vefour, abierto desde 1784, sigue ofreciendo los platos de preferencia de Napoleón y Josefina, Víctor Hugo y Jean-Paul Sartre. El romántico ambiente está decorado con pinturas de musas del Siglo XIX y cada butaca ostenta una placa con el nombre de algún famoso comensal. La especialidad de la casa son los ravioles de fois gras y la crema de trufa.

A pocos pasos del museo G. Pompidou se encuentra uno de tantos Flunch, donde podrás comer a muy buen precio. Igual que en Brioche donde ofrecen gran variedad de comidas para llevar o comer allí, por ej. un sandwich te cuesta sólo 7 euros.

Para un segundo desayuno (no son estos muy abundantes en los hoteles parisinos), para merendar o para una urgencia, te recomiendo visitar un supermercado, de esta manera ahorrarás para una cena espectacular, elegante y soñada; también es conveniente a la hora de no perder tanto tiempo en simpelmente comer, puedes aprovechar mejor viajando o visitando que sentado cada 3 hs en un restaurante. Los supermercados son Monoprix, Intermarché, Ed, Franprix, etc.

Eso si: no te pierdas de probar los quesos y los vinos, si no será como si no hubieras estado en Paris.