Es curioso pensar que lo que hoy en día es la galería de arte al aire libre más grande del mundo (East Side Gallery), fue durante 28 años una cortina de hierro que separó familias, vecinos y amigos, que privó de toda libertad a miles de ciudadanos y que no dejaba ver cómo se ponía el sol en Alemania.

East Side Gallery, se encuentra en la calle Mühlenstraße del distrito Friedrichshain-Kreuzberg, y supone algo más de un kilómetro de lo que un día fue el muro de Berlín, apodado por algunos, el muro de la vergüenza.

East Side Gallery muro
Foto: Patricia Muñoz

1316 metros (nada más y nada menos) que, en 1990, un año después de la caída, fue intervenido por más de 100 artistas de 21 países diferentes con 103 murales. Un muro que ya no es frontera, sino un lienzo lleno de color donde abundan las frases de esperanza, los homenajes a la libertad y los recuerdos de aquello que no ha de repetirse.

El primer artista en pintar el muro

No se puede hablar de East Side Gallery sin mencionar a Thierry Noir, el primer “artista” que pintó el muro de Berlín. Cansado de ver todos los días el gris desde de su ventana, decidió salir con sus pinturas y darle un poco de color. Hoy, su intervención es la que más espacio ocupa en el muro.

East Side Gallery Thierry noir. jpg
Foto: Patricia Muñoz

Thierry, nació en Lyon pero se mudó a Berlín en 1982 porque no terminaba de encontrar su lugar en Francia. Atraído por las vanguardias, la música y las revoluciones que surgieron en Berlín, Thierry lo tenía claro, Berlín era su lugar.

En entrevistas asegura que nunca antes se vio atraído por el arte, pero al llegar y ver que todo el mundo que le rodeaba era artista… él terminó denominándose así mismo como tal. En una entrevista en Streetartlondon.com dice algo así como:

“Todo el mundo era artista. En Lyon no conocí un solo artista en 20 años y aquí, en Berlín, he conocido en solo una semana, al menos 20 artistas. Así que me dije a mí mismo: continúa en esa línea. Y cuando alguien me preguntó si era artista dije: Sí”

Vivió dos años en una casa muy próxima al muro y confiesa que fue muy duro psicológicamente despertarse y ver eso cada mañana. Por eso y para demostrar que era más fuerte que esa pared, cogió sus pinturas y le dio color al cemento gris.

En este vídeo podéis ver la obra de Thierry y al propio artista contando la historia de su intervención (a partir del minuto 2).

Sí señores, ya sabéis quién fue el primero que tuvo un par (de pinceles y brochas) para pintar el muro de la vergüenza. Ya podéis contarlo a vuestros amigos cuando paséis por su obra durante vuestro paseo en la East Side Gallery; En mi opinión, un museo de Berlín que no puedes perderte.

East Side Gallery Berlin Beso
Foto: Patricia Muñoz

¡Ah! Y si queréis inmortalizar vuestro paseo… no olvidéis el palo de selfie, en estos casos resulta muy muy útil. A mí se me olvidó y tuve que dejar mi cámara réflex a un desconocido para que me hiciera una foto con uno de los murales. Sí, habéis oído bien. Le dejé mi réflex a un desconocido. Son los riesgos que hay que correr cuando una hace turismo sola. Todo sea por una foto en East Side Gallery. ¡Os dejo la prueba!