Uno de los mejores barrios para visitar, ya no de Noruega, sino de todo el territorio europeo, es el de Bryggen, en este país nórdico, que se encuentra más precisamente en la zona noroeste de la ciudad local de Bergen, sobre una de las orillas de un fiordo, lo que le permite contar con unas vistas espectaculares, que en realidad quedan a veces apocadas por la original arquitectura de la zona.

Hay que destacar, sin embargo, que el barrio se llamaba de otra manera, concretamente “Tyskebryggen”, que significaba algo así como “embarcadero alemán”. De hecho, éste era el barrio de los comerciantes locales que pertenecían a la Liga Hanseática, y que se establecieron allí alrededor del año 1350, por lo que su cultura se encuentra extensamente arraigada en la zona.

Sin embargo, seguramente uno de los hechos más particulares de este barrio tiene que ver con la cantidad de incendios que han sufrido las instituciones y casas, lo cual se debe en buena parte a que muchas de ellas se encuentran construidas en madera. De hecho, sólo una cuarta parte de los edificios que se mantienen en pie fueron construidos luego del siniestro de 1702.

Incluso, la mayoría de ellos son más recientes porque fueron restaurados, o vueltos a construir, durante el voraz incendio de 1955. De todos modos, en este momento se aprovecharon las dificultades para atraer al sector urbanístico, agregando a la oferta un museo, y la conservación estricta de varias casas de las más antiguas, además de un hotel para los viajeros.

Para finalizar, otro de los elementos muy visitados a nivel local es la denominada Iglesia de Santa María, el edificio más antiguo de la zona, que fuera levantado a mediados del siglo XII, y el cual se encuentra rodeado en la actualidad de preciosos restaurantes, que ofrecen a los visitantes algunas de las mejores preparaciones gastronómicas de la zona.