Aunque Corea del Norte no es un país que destaque especialmente por el fácil acceso que podemos tener al mismo, siempre que nos encontremos allí, conviene que sepamos qué sitios son interesantes de visitar. Y justamente, uno de los primeros es el Conjunto de Tumbas de Goguryeo, que destaca en principio por haber sido el primer espacio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en todo el país.

Este hecho, que se produjo en julio del año 2004, logró además que la cantidad de visitantes de todo el mundo que llegaran a observar estas tumbas se multiplicaran por miles, de modo que fue un impulso económico muy interesante para la región, que se encuentra localizada entre las ciudades cercanas de Pyongyang y Nampho.

Concretamente, el espacio se trata de 63 tumbas individuales, pertenecientes a la época del reino “Goguryeo tardío”, considerado por los historiadores, como uno de los Tres Grandes Reinos de la historia del país, y que particularmente ocupó estas tierras entre los siglos II a. C. y VII d. C., y que por entonces permitió que la zona de Manchuria fuera la capital del territorio, aunque luego sería trasladada a Pyongyang, en el 427.

Entre los elementos que destacan a estas tumbas de otros sitios arqueológicos locales, y que de hecho fueron causas para que la UNESCO le destaque como Patrimonio de la Humanidad, se encuentran algunas como por ejemplo que muchas de las principales pinturas murales son las obras maestras del período Goguryeo, y son además de sus mejores creaciones.

Además, y por otro lado, las tumbas Goguryeo son un ejemplo irrefutable de la tipología de entierro que mantenían estos grupos, de forma que especialistas en este sentido de todo el mundo suelen acercarse para conocer un poco más acerca de estas civilizaciones antiguas, y mucho más desde que en el 2006, se encontraran algunas nuevas tumbas en la región.