El mundo del arte se conmocionó el 22 de Agosto de 2004 cuando un grupo de hombres con máscaras irrumpieron armados en el Museo Munch de Oslo y frente a los atónitos testigos robaron dos obras del pintor Edvard Munch (1863 – 1944)

Las víctimas del atraco fueron los famosos cuadros “Madonna” y “El Grito“, quizá los más célebres del artista valuados en 90 millones de euros.

Cuando las obras aparecieron dos años más tarde estaban seriamente dañadas y el público tuvo una fugaz oportunidad de verlas antes de que se iniciara la restauración.

Por supuesto el Museo tuvo que revisar sus sistemas de seguridad e implementar una serie de reformas que resguardaran en mejores condiciones las invaluables obras que allí se conservan.

madonna munch

Las obras serán expuestas nuevamente del 23 de Mayo hasta el 26 de septiembre próximos, aunque aún no han finalizado las tareas de restauración.

El equipo de restauradores, integrado por prestigiosos profesionales de Europa, declaró que ha sido todo un desafío pues las obras demostraban haber sufrido una manipulación “torpe e ignorante” por parte de quienes las sustrajeron y haber estado guardadas en pésimas condiciones pues fueron hallados arañados, perforados y en El Grito, a pesar de los esfuerzos, será visible una leve mancha de humedad.

El museo, y los amantes del arte, recuperan asi dos obras pertenecientes a uno de los mayores nombres dentro del expresionismo europeo.

Vía Emol.com