Uno de los mejores sitios que podemos visitar en la ciudad de Hamburgo, Alemania, es sin dudas el denominado “Kunsthalle”, un interesantísimo museo de arte, uno de los más importantes de Europa, que cuenta con la primera particularidad, por ejemplo, de estar formado por tres edificios relacionados entre sí, los cuales funcionan de forma integrada para ofrecer una interesantísima oferta de entretenimiento, tanto a residentes como turistas.

En cuanto a los edificios, de forma particular, el primero de ellos hay que destacar, fue construido entre los años 1863 y 1869, mediante un plano de los destacados arquitectos Georg Theodor Schirrmacher y Hermann von der Hude, mientras que los otros dos fueron agregados, con el correr del tiempo, en los años 1919 y 1997.

En la actualidad, una de las principales situaciones por las que el museo es visitado, es porque alberga una importante colección de pintura del siglo XIX con obras de Max Liebermann, Lovis Corinth, Philipp Otto Runge, Caspar David Friedrich, Adolf Menzel y Jean-Léon Gérôme, entre otros, aunque también destaca uno de los recintos, en los que se acumulan obras más bien modernas, igualmente importantes.

Además, es interesante destacar que el Kunsthalle adquirió fama mundial cuando una de sus principales pinturas fue sustraída del lugar en el año 1994. Concretamente, se trató de la pintura Nebelschwaden de Caspar David Friedrich.

Pero lo más increíble del caso es que los ladrones se pusieron en contacto con un abogado para venderle la pintura, a lo que esta persona accedió., feliz de poder llevarla nuevamente a su sitio de procedencia, a cambio de una abultada compensación. Sin embargo, el Kunsthalle rehusó recompensarlo, pero él los demandó y ganó, aunque la relación de este recinto con el autor de la pintura se mantiene intacto, siendo hasta el día de hoy uno de sus máximos expositores.