Entre los sitios más interesantes que podemos llegar a visitar en un país como Afganistán, se encuentran especialmente los que están relacionados con los macizos, como por ejemplo el “Hindukush”, también conocido como “Hindu Kush” o “Hindu Qūh”, considerada una de las formaciones más importantes de todo el continente asiático en este sentido, y que es compartido entre esta nación, y la de Pakistán.

De hecho, se trata de la prolongación más occidental de las cordilleras del Pamir, el Karakórum y el Himalaya, motivo por el cual recibe a un sinfín de turistas cada temporada, la mayoría de ellos alpinistas expertos, que intentan subir a diferentes tramis de las montañas más altas, como por ejemplo el Tirich Mīr, con unos 7.690 metros de altura, entre los muchos que superan los 5.000 metros.

El Hindukush, que tiene una extensión de aproximadamente 1000 kilómetros, destaca además porque gran parte de su sistema orográfico supera alturas que se consideran “de riesgo” para los alpinistas, entre las que también podemos mencionar el Kūh-e Fūlādī, de 5.135 metros (además de muchos montes de Karakórum y el valle del Wakhan le separa del nudo del Pamir.

Además, se trata de un sitio que ha sido famoso internacionalmente a lo largo de la historia, si consideramos que el mismo fue atravesado por las tropas de Alejandro Magno, en tiempos en los que se denominaba al lugar “Parapamisos”, y en algunos casos “Paropamisus” o “Caucasus Indicus”, cuestión por la cual .

De todos modos, se trata de un sitio que particularmente no puede recomendarse para ser visitado en la época del invierno, por lo crudo de las temperaturas, sobre todo claro, si realmente tienes la intención de escalarlo, y que por lo demás, presenta buenas opciones de alojamiento y gastronomía en la zona, de forma tal que es menos costoso que otros destinos semejantes.