Lugares en riesgo ¿Puede salvarse al Mar Muerto?

Su nivel ha bajado y se ha llenado de hoyos que provocan que el agua se filtre al subsuelo. También su turismo está decayendo. Por ahora, el Banco Mundial trabaja en un estudio para la construcción de un canal que llevará agua del Mar Rojo al Mar Muerto, el cuerpo de agua más bajo del mundo con respecto al nivel de mar.

Algunos ecologistas aseguran que la mejor solución es restaurar el flujo natural del Río Jordán, pues el 90 por ciento de su cauce es utilizado para riego en Israel y Jordania. Así, el Mar Muerto florecería de nuevo, y la pérdida que esta medida implica sería contrarrestada por las ganancias del renacimiento de la industria turística.

Estos ecologistas también aseguran que si se transfiere agua del Mar Rojo al Mar Muerto, cuya agua es mucha más salada, resultaría en el florecimiento incontrolable de algas que provocarían mal olor. Algunas de las personas confían en que, de hacerse correctamente, este canal podría generar electricidad y alimentar a una planta desalinizadora.

Promotores del turismo en Israel pretenden que este canal se convierta en una zona turística como lo es Dubái, con lagos artificiales, casinos y parques. “Estas medidas amenazan con una grave alteración a los valores que rigen los Patrimonios de la Humanidad como los son el Mar Muerto y el Valle de Arava”, dice Mungeth Mehyar, el director del grupo Friends of Earth de Jordania. La conservación del Mar Muerto requiere un diálogo entre las autoridades jordanas, palestinas e israelíes, que han estado ausentes durante mucho tiempo.