fran merida

El Museo Benaki es una de las muestras más acabas de la cultura e historia griegas, considerando que se encuentra entre los recintos de este tipo con mayor cantidad de visitas en todo el territorio nacional, desde su inauguración en el año 1931, por parte de un ciudadano local, Antonios Benakis, quien decidió levantar el lugar en honor a su padre Emmanuel, de origen egipcio, para honrar su vida, algo que hoy en día todos los turistas le agradecen.

Básicamente, en el interior del Museo Benaki, podemos encontrarnos con una increíble colección de obras de arte con distintas características, muy variadas entre ellas, desde las primeras obras micénicas, hasta llegar a los símbolos griegos que se mantienen en la actualidad, perteneciendo los objetos más antiguos a los encontrados en Alejandría, que poseen cuestiones propias del denominado arte islámico.

Posteriormente, con el correr de los años, se hizo común también se agregaran algunos elementos pertenecientes a otros estilos, como por ejemplo de arte bizantino, y también de arte autóctono, hasta el punto de ofrecer hoy a sus turistas, hasta cuarenta salas que cuentan con más de 40.000 obras que abarcan un período realmente extenso de la historia del mundo, comenzando desde la ocupación romana.

Luego de ello, se abarcan otras épocas sumamente importantes para el país, como por ejemplo la época medieval de Bizancio, la caída de Constantinopla, la ocupación de otros países, y así hasta llegar a la independencia de Grecia, donde se hallan las secciones directamente relacionadas con esta temática, una de las que por cuestiones cronológicas cuenta con mayor cantidad de objetos preciados.

Entre todos los elementos que podemos llegar a encontrarnos en el interior de este sitio, se encuentran algunos especialmente sustanciales, como por ejemplo la famosa “sala Kozani”, que se trata de una especie de reproducción de un antiguo salón al estilo siglo XVIII, con todas las características propias del momento.