El Museo de Arte Moderno de San Pablo

Al igual que la ciudad sudamericana que lo cobija, esta simbólica construcción brasilera derrocha arte y siente, intensamente, la vanguardia. Atravesar la puerta de ingreso del Museo de Arte Moderno de San Pablo implica entrar en contacto directo con la creación artística local. Es que se ha arribado a uno de los museos más antiguos e importantes del país, y también de Latinoamérica, dueño de una rica colección: presenta más de 5.000 obras de más de mil artistas representantes del arte moderno y contemporáneo del país y el mundo. Por sus espacios aparecen Anita Malfatti, Alfredo Volpi, Emiliano di Cavalcanti, Picasso, Chagall y Miró, entre otros.

Ubicado en el gran pulmón verde de la capital paulista, el Parque do Ibirapuera, fue fundado el 15 de julio de 1948 por el industrial Francisco Matarazzo y su esposa, Yolanda Pentenado, inspirados en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York. La construcción y la estructura
paisajística y arquitectónica fueron desarrolladas por Oscar Niemeyer y su última reforma, en 1995, estuvo a cargo de Malú Pereira de Almeida. En su interior cuenta con una biblioteca integrada por más de 65.000 títulos y, en total, se eleva sobre un área de 6.000 m2, incluyendo el Jardín de las Esculturas, el restaurante y el área de exposición.

El MAM tiene como principal objetivo difundir el arte y la cultura. Por eso, además de destacarse por las exhibiciones que pueblan sus salas, dispone de una programación de actividades culturales y educativas, como una amplia oferta de cursos. Y cada dos años, en tanto, lleva adelante el Panorama de Arte Brasileño, una de las más importantes y tradicionales exposiciones de arte del país, que comenzó en 1969. Para recorrerlo y conocerlo a fondo, es posible realizar visitas guiadas.

Por mas información: www.mam.org.br