- patrocinador -

El Palacio Belvedere es una de las más magníficas construcciones del mundo en toda Europa, y obviamente, uno de los principales sitios a visitar si nos encontramos recorriendo la capital austríaca, Viena, siendo un recinto de increíble fidelidad al estilo barroco, que se encuentra ubicado sobre la calle local Prinz-Eugen-Strasse, en su número 27.

Lo primero que debemos saber alrededor de esta construcción, en tanto, es que la misma se encuentra dividida de forma concreta por dos Palacios Belvedere, denominados alto y bajo, que se han convertido en museos, además de una tercera construcción, conocida como “Schwarzenberg”, que se utiliza como hotel, y que de hecho es un paraje casi obligado para las personas que pretenden conocer esta parte de Viena.

Entre los dos palacios principales, además, podemos encontrarnos con un precioso jardín de la época, que se encuentra dividido en especie de secciones, las cuales destacan por comprender con sus obras, distintos estamentos de la cultura local, divididas las mismas en el Museo de Arte Barroco austríaco, el Museo de Arte Medieval austríaco y la Galería de Arte Austríaco.

Ya en el interior de los dos palacios principales, podemos encontrarnos también con una enorme cantidad de pinturas realizadas por algunos de los más importantes artistas de la historia de Austria, incluyendo la galería austríaca de los siglos XIX y XX, y que entre muchas obras, comprende la famosa “El Beso”, de Gustav Klimt.

La historia

Para repasar a modo rápido la historia de este recinto, en tanto, debemos decir que el mismo fue levantado por el príncipe Eugenio de Saboya, entre los años 1714 y 1723, y realizado por el arquitecto Johann Lukas von Hildebrandt. Aunque en principio la idea era que allí se alojaran fiestas de todo tipo, para aumentar la popularidad del príncipe, siendo posteriormente tomado en la Segunda Guerra Mundial, aunque por fortuna, sin llegar a ser dañado.