Entre todos los sitios que podemos llegar a destacar a la hora de pensar en el turismo en Israel, uno de los que más ha crecido en el mundo entero en los últimos años, es evidentemente el Santuario del Libro”, un ala y sector del Museo de Israel, uno de los espacios culturales más importantes del país, que a su vez se encuentra muy próximo al Givat Ram de Jerusalén.

Entre los elementos que hacen que este sitio destaque por sobre otros semejantes en esta parte del mundo, debemos considerar que sus colecciones son sumamente importantes para las creencias locales, teniendo en cuenta que allí se hallan los Rollos del Mar Muerto, que fueron descubiertos entre 1947 y 1956.

Hay que destacar, de la misma forma, que más allá de la importancia actual que reviste el Santuario del Libro, en un principio la conformación arquitectónica del lugar no contemplaba su existencia, ya que se pensaba en ponerlo en campus de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Givat Ram, junto a la Biblioteca Nacional de Israel, espacio que posteriormente fue descartado, por considerársele poco propicio.

De igual modo, es bueno saber que la construcción del sitio llevó siete años en total, siendo financiado el mismo por la familia de David Samuel Gottesman, un filántropo emigrante de Hungría, quien encargó el diseño a su yerno, Armand Phillip Bartos, casado con su hija Ruth, y quien hizo un muy buen trabajo junto a su colega, el arquitecto Frederick John Kiesler.

Más allá de todo, tanto el aspecto exterior como interior, y junto ellos a las colecciones, se trata de una de las muestras más acabadas de la cultura local que se pueden observar hoy en día, con un altísimo grado de conservación, y la posibilidad de observar elementos como por ejemplo, el Códex Aleppo.