templo de Kiyomizu-dera

También conocido como el Templo de Kiyomizudera, lo que podría traducirse como “Templo del Agua Pura”, nos encontramos con una de las construcciones más características no sólo de la ciudad japonesa de Kioto, sino de todo el continente asiático, considerando de hecho que la misma fue una de las candidatas a la reciente elección de las “nuevas siete maravillas del mundo”, siendo propuesta por la New Open World Foundation del suizo Bernard Weber.

Por lo demás, debemos señalar que se trata de uno de los principales atractivos turísticos que podemos encontrarnos en esta ciudad japonesa, considerando que forma parte de los Monumentos históricos de la antigua Kioto, destacados por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la humanidad, en lo que ha tenido mucho que ver el increíble estado de conservación de un recinto levantado alrededor del siglo VIII.

Además, la denominación de “Templo del Agua Pura”, deriva de las corrientes de manantiales que se encuentran ubicadas cerca del lugar, y que permiten la caída de pequeños canales de agua hasta el lugar, que solía tomarse en la antigüedad, en tiempos de la secta Hosso, que se estableció allí hace muchísimo tiempo, aunque sus cuidados se denominan actualmente pertenecientes a la secta “Kitahossō”.

Entre los elementos estructurales de este sitio, debemos decir que destaca especialmente, dentro del edificio principal, la increíble baranda que lo rodea, y que es sostenida por cientos de pilares, llegando a sobresalir de la colina, y transformándose en lo primero que uno ve del templo cuando se viene acercando a gran distancia.

También podemos señalar, a modo de visita imperdible, la cascada Otowa-no-taki, que se encuentra ubicada por debajo de la sala principal del edificio, y que nos permite beber de su agua, la cual según la leyenda, asegura el éxito en cualquiera de los proyectos en los que nos embarquemos.