- patrocinador -

horta

La aerolínea Virgin Atlantic realizó con gran éxito, el pasado 24 de febrero de 2008, el primer viaje impulsado por biocombustible. El vuelo realizó el trayecto entre el aeropuerto Heatrow de Londres y Shiphol, en Amsterdam.

El proyecto, obviamente, se realizó sin pasajeros, y si bien ya se había realizado un vuelo de ensayo en un avión Airbus 380 pero con combustible sintético, en esta ocasión se utilizó un Boeing 747 con uno de los cuatro motores provisto de una mezcla de extracto de palma de babasú y aceite de coco, y por supuesto las otras tres turbinas alimentadas por combustible convencional.

El uso del biodiesel, como también se lo llama, aportó el 20% de la potencia del sistema de propulsión, convirtiéndose en el primer experimento real con un combustible elaborado con materias primas que no son básicas para la alimentación humana, como ocurre con el etanol que procede del maíz.

horta

Los directivos de la línea aérea, calificaron el ensayo como el comienzo de la aviación ecológica, ya que en un futuro sería masivo el empleo de combustible de origen vegetal que emiten menos dióxido de carbono que el combustible tradicional. De todas maneras, una de las desventajas que ha trascendido es que este carburante puede congelarse a grandes alturas.

Algunos grupos ecologistas ya han hecho conocer su postura, diciendo que existen investigaciones científicas que aseguran que la emisión de dióxido de carbono no es tan reducida como se quiere hacer creer, y que todo se trataría de un plan para desviar la atención ante la falta de propuestas reales para solucionar el problema del calentamiento global.

En fin, ya son muchos las organizaciones ambientalistas y gubernamentales que han encargado estudios sobre impacto medioambiental y económico del biocombustible, pero habrá que esperar los resultados para ver quien tiene la razón.

Vía│Consumer

- patrocinador -