Géiseres Chile

El turismo se ha diversificado de una forma tal en los últimos años, que incluso muchos elementos de todo el mundo que antes eran objeto de estudio y de admiración sólo por parte de la ciencia, se han transformado recientemente en atractivos realmente importantes. Aunque esto sucede en muchas partes, en esta ocasión en especial queremos hablar de los famosos géiseres del Tatio, en Chile.

En concreto, se trata de un sistema geotérmico situado en el norte de de este país, que si hace un siglo fue aclamado porque se creía que podía provocar una revolución en la forma de obtener energía del suelo, más recientemente ha pasado a ser considerado uno de los principales activos turísticos del país.

El caso es que se trata de una zona ubicada a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, y aunque llegar allí no es demasiado sencillo, el el Tatio es uno de los mayores atractivos para quienes desean conocer el desierto de Atacama, el más árido del mundo. Incluso, estamos hablando de un terreno tan especial, tan irreproducible en el resto del planeta, que son estas mismas condiciones las que han propiciado la formación de los géiseres.

El problema en este sentido, es que son muchos los que consideran que abriendo los géiseres definitivamente al turismo podría provocar un desequilibrio en la región. Otros, más flexibles, indican que se debería tomar el caso de Nueva Zelanda como referencia, país donde también hay géiseres, que han sido divididos entre aquellos para “explotación energética” y otros para “explotación turística”.

En la actualidad, unos 150.000 turistas de todo el mundo recorren la zona de asentamiento de los géiseres, y aunque muchos de ellos acuden especialmente allí por conocer su existencia, los más sorprendidos son los que se encuentran con ellos en medio de una recorrida por el desierto de Atacama, y ya nunca se los pueden olvidar.