Hallstatt

Hallstatt es uno de esos pueblos que las personas enamoradizas no pueden dejar de visitar. Ubicado el mismo en el distrito montañoso de Salzkammergut en Austria, a escasa distancia del precioso lago Hallstätter See, se trata de un lugar que para muchas personas ha sido sacado de un cuento de hadas, por la belleza y la tranquilidad que se respira.

Cabe resaltarse, también, que con la denominación del paisaje cultural de Hallstatt-Dachstein como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997, la cantidad de turistas que comenzaron a llegar a la ciudad creció de forma notable, así que si consideras que puede ser un destino de tu interés, a continuación vamos a repasar algunos de sus atractivos, de forma que no vayas a perdérterlos.

Lo primero que deberíamos ir a ver en la ciudad, como ocurre en muchas de Austria, es la Markplatz o plaza principal, en la que podemos encontrar las clásicas fachadas con flores y una hermosa fuente en medio de ella. Desde allí, se aconseja sobre todo tomar un bus y viajar hasta la mina de sal local, conocida como Salzwelten Hallstatt, y que para los especialistas en la temática es la más vieja de todo el mundo.

Los amantes de las iglesias tienen luego, tres recintos que no pueden dejar de visitar. El primero de ellos es la parroquia católica de la ciudad, y posteriormente le siguen la iglesia Kalvarienberg, y la iglesia protestante. A nivel cultural, tampoco podemos dejar de reconocer otra visita de interés, como es la que propone el osario Hallstätter Beinhaus, con una colección de hasta 1.200 cráneos.

Además, tenemos un sector de excavaciones arqueológicas, la famosa Torre de Rudolf, el mencionado Lago Hallstättersee, y si eres amante de la naturaleza y has disfrutado esta última visita, tampoco queremos que te pierdas las imponentes cascadas Waldbachstrub.