Holambra, la Ciudad de las Flores

A 149 km de San Pablo, en pleno Brasil, hay un pedacito de Holanda. Es Holambra (término que une los nombres Holanda, América y Brasil), un pequeño municipio conocido como la Ciudad de las Flores. Los primeros holandeses que se asentaron en estas tierras llegaron en busca de nuevos horizontes, tras la Segunda Guerra Mundial. La melancolía que los invadió por el alejamiento de la tierra natal, los motivo a recrearla, palmo a palmo.

Es así como Holambra está repleta de pequeñas y angostas casas de colores, jardines de tulipanes, molinos de agua y demás detalles que remiten a la tierra del queso y el chocolate. Teléfonos públicos con forma de zuecos y personas vestidas a la usanza del tradicional guardarropa holandés son algunas de las curiosidades que se pueden ver en este lugar con atmósfera de parque temático.

Más allá de su pintoresco aire, Holambra sobresale como una de las ciudades brasileñas con mayor índice de calidad de vida. Es un paraíso para disfrutar de la gastronomía local (con claras reminiscencias centroeuropeas) y de las flores multicolores, sobre todo durante septiembre. Ese mes se celebra Expoflora, el festival más importante de flores de América Latina.

Información: www.holambra.sp.gov.br